Conversatorio con Martha Fajardo sobre el Pacto por la Vida LALI

Entrevista a Martha Fajardo

Sobre el Pacto por la Vida y la LALI

 

¿Qué es el Pacto por la vida LALI?

Es una llamada a la acción; una apuesta de la Iniciativa Latinoamericana del Paisaje (LALI) para trabajar unidos en defensa de la madre naturaleza; en procura de visibilizar, proteger, reglamentar y planificar el paisaje, para que las actuales y las nuevas generaciones tengan plenas garantías de coexistir en armonía con este legado que la vida nos dio, salvaguardando procesos naturales y asegurando la salud de los ecosistemas.

El Pacto por la Vida nos invita a reflexionar; sentir y pensar el paisaje y cómo podemos colaborar, cocrear, conectarnos en este momento crítico. Esta nueva capacidad colectiva será crucial para abordar muchas otras áreas de crisis en los días, meses, años venideros, desde la acción climática, la biodiversidad, la salud planetaria, la resiliencia y sostenibilidad.

La estrategia prioriza los principios de la LALI:

  • Considerar a todos los seres vivos
  • Reconocer el paisaje como vital
  • Priorizar al paisaje cotidiano
  • Inspirar las buenas prácticas desde la memoria ancestral, de nuestros pueblos indígenas
  • Fomentar la biodiversidad y soluciones basadas en la naturaleza
  • Promover su reconocimiento jurídico

 

El Pacto por la vida, se fundamenta en campañas, pactos, eventos, reflexiones, cartas, videos, y declaraciones, entre otros:

  • Convocatoria “El paisaje a través de mi ventana” liderado por El Instituto del Paisaje de la Universidad Católica de Córdoba (Argentina), #xmaspaisaje
  • Campaña Cartas de amor Pop-up Forest, «Nuestras soluciones están en la naturaleza» #BiodiversityDay
  • “Amazonas SOS” un llamado a la acción #TodoEsPaisaje
  • Proyecto “Conexus Horizon 2020. Soluciones basadas en la Naturaleza SbN” enfocado en la restauración y rehabilitación de ecosistemas urbanos.
  • Reflexiones LALI
  • Encuesta Paisaje Urbano. Nodo LALI Educación y apoyada por Fondo Verde ONG
  • Estrategia de Paisajes agro-productivos. Liderados por los Nodos LALI Relaciones Internacionales, Buenas Prácticas con IFLA RA
  • El Derecho al Paisaje; hacia un Convenio Latinoamericano del Paisaje. Nodo Gestión Política del Paisaje. #ConvenioLatinoamericanoDelPaisaje, #TodoEsPaisaje

¿Cómo el Pacto reflexiona y convoca en esta crisis planetaria?

El pacto invita cómo dar forma a nuestro mundo, involucrando no solo lo tangible, intangible, paisajes y espacios, sino también lo que significa para nosotros vivir juntos en el mundo.

El COVID-19 y las medidas tomadas para combatirlo representan un reto y una oportunidad para la sociedad, no podemos evitar pensar en el impacto en países, ciudades, pueblos, comunidades, barrios y vecindarios locales. Es por esto, que través del colectivo y más allá de las fronteras, compartimos sueños, ideales, conocimiento y nos apoyamos unos a otros en estos tiempos difíciles para… «ser mejores juntos».

El coronavirus ha profundizado aún más este estado de disrupción, pero al mismo tiempo ha demostrado el poder de la naturaleza, la ciencia y la solidaridad. Por lo tanto, 2020 debe ser un año de reflexión, oportunidad y acciones; necesitamos adoptar una perspectiva de salud planetaria, de coexistencia, de un paisaje saludable, donde la biodiversidad y los ecosistemas sean vitales para apoyar la vida humana y construir la cohesión social, debemos restaurar, crear y cuidar los paisajes y ecosistemas en una relación compartida, continua e integradora.

¿De dónde se inspira?

El Pacto que se fundamenta en los Derechos Humanos Universales: vida (de todos los seres), como el derecho de mayor significación en las sociedades civilizadas. Del término vida Del lat. vita. Donde defender la vida es un asunto ético.

Pacto que germina del Pacto Para Salvaguardar El Paisaje Cultural Cafetero, Quindio, Colombia, firmado el 17 de noviembre de 2017, convocado en el marco de los 5 años de la LALI, y liderado por el señor Procurador de la Nación Fernando Carrillo, quien con esta declaración resume la visión del pacto y los compromisos por la vida:

“El pacto que hoy se presenta al país ratifica que los signatarios reconocen la diversa normatividad sobre el patrimonio ambiental, natural y cultural vigente en el país. Y aceptan que el paisaje es un recurso excepcional, frágil y perecedero; un patrimonio natural y fuente de identidad, que aporta al bienestar, la reconciliación, la felicidad, la formación de culturas locales y la consolidación de la identidad nacional. También es generador de calidad de vida.

… reconocen, además, que el paisaje es un agente fundamental en la preservación de los estilos de vida y en el sentido de pertenencia; y se constituye en fuente de generación de empleo y creación de nuevas tecnologías.

El paisaje representa la memoria ancestral, es un valor de referencia y control de las transformaciones; es un derecho que todos los ciudadanos deben disfrutar; y es la resistencia de la naturaleza al cambio climático, que es una amenaza real a la supervivencia.

Así como nos hemos comprometido a proteger los ríos, hoy ratificamos nuestra voluntad de proteger este patrimonio, por sus valores ecológicos, históricos y culturales, y llamamos a la sociedad civil y a todas las instancias regionales, nacionales e internacionales a sumarse a esta causa”.

¿Por qué el derecho al paisaje en el pacto?

Espero que trabajando juntos en todos los niveles podamos construir un mejor futuro de vida. El llamado es simple: protegemos la naturaleza o muy pronto no seremos parte del paisaje, sino una raza en extinción y condenada al olvido.

El potencial del paisaje en el progreso de los derechos humanos radica en su conceptualización como la integración de elementos y recursos espacio-físicos tangibles y valores socioeconómicos y culturales intangibles. Por lo tanto, el paisaje contextualiza lo universal al anclar el concepto de los derechos humanos en las especificidades espaciales y socioculturales, sirviendo, así como un marco inclusivo para negociar los derechos de las comunidades locales, los marginados, Individuos, los pueblos indígenas, los desprotegidos, los poderosos, al igual que sirve como un medio para asegurar el bienestar físico, espiritual, y social.

Es posible que la universalidad del concepto del derecho al paisaje sirva como un paraguas igualmente para el diálogo intelectual y las resoluciones prácticas para garantizar la salud, el bienestar y la dignidad humana. El derecho al paisaje ofrece la nueva lente teórica para enfrentar los desafíos del siglo XXI.

Inspirados en el libro Right to Landscape el diagrama conceptual ilustra la relación de la naturaleza integral del Derecho al paisaje.

¿Cómo se escoge a los contribuyentes? ¿es abierto a todo el que quiera aportar?

Desde el inicio de la pandemia estamos invitando cada semana cómplices, personas del común, líderes de organismos e instituciones internacionales, jóvenes innovadores que le apuntan a un nuevo paradigma desde los componentes de excelencia de un territorio: el paisaje. Todos desde sus “ventanas” trazan una reflexión sobre la crisis planetaria y las oportunidades. La idea es construir una narrativa… una visión, una estrategia colectiva.

LALI es un movimiento que se nutre de la cooperación y el trabajo voluntario de colectivos en América Latina y el resto del mundo en el campo del paisaje. Como estructura es una red de redes, multidimensional, que trabaja a través de alianzas, acuerdos, pactos, complicidades y colaboraciones entre actores que crean conciencia sobre la importancia de salvaguardar nuestro paisaje, en forma asociativa integrada por intereses comunes, dinámica, abierta, plural, flexible y versátil, para compartir fortalezas y oportunidades.

La iniciativa es un crisol del intangible de las comunidades latinoamericanas y de muchos perfiles y miradas (desde arquitectos, paisajistas, biólogos, ecologistas, médicos, abogados, geógrafos, urbanistas, ingenieros, economistas, periodistas, académicos, activistas, líderes de organizaciones comunitarias, personas comunes e influyentes en organizaciones locales, regionales e internacionales). El reconocimiento, la valoración, la protección, la gestión y la planificación sostenible de los paisajes latinoamericanos son fundamentalmente multidisciplinarios, y la diversidad en nuestro colectivo honra este hecho.

¡Por lo tanto, todo el que quiera aportar es bienvenido!

Espero que todos unidos extendamos esta misión: promoviendo e inspirando la salvaguarda de nuestros paisajes de vida para un mundo más resistente, más bello y justo.

Entrevista realizada por Claudia Misteli, Nodo LALI Comunicación y Participación a Martha Fajardo.

Artículos Relacionados

Artículos Relacionados